Si estás leyendo esto seguramente sea porque tienes que enfrentarte a un proceso de selección laboral y no precisamente en tu lengua materna. Quizá simplemente eres una persona curiosa y te estés preparando para una posible entrevista en inglés. Sea cual sea tu caso vamos a darte unas pautas e indicaciones para poder mejorar tu “performance” en una entrevista en lengua inglesa.

Lo primero que te vamos a indicar es que no hay una fórmula universal. El campo de Recursos Humanos o Human Resources (HR) está en constante evolución: se trata de un área relativamente “joven” que está cambiando con nuevas perspectivas y puntos de vista. Por ejemplo: las jerarquías verticales que predominaban en las empresas donde el jefe o líder se situaba en la cúspide, sobre una base piramidal del resto de empleados, van desapareciendo a favor de jerarquías horizontales donde las figuras de mando se difuminan y donde todo el mundo vale lo mismo, simplemente hay equipos de trabajo con una figura de supervisión coordinados entre sí. También van cambiando los procesos de liderazgo, las formas de trabajar, los equipos… y por supuesto, los procesos de selección están en constante cambio, adaptándose a las nuevas empresas y a los nuevos modelos de mercado.

Cada vez se llevan menos los procesos de selección “típicos” con su clásica entrevista individual y las preguntas que tenemos bien vistas, aunque lo cierto es que en España el campo de HR no destaca por ir a la vanguardia y la fórmula no ha cambiado mucho. En este artículo vamos a prepararte para preguntas clásicas, forma de vestir, fórmulas de entrevista laboral más vanguardistas, preparación emocional y todo cuanto necesites saber. Esperamos que te sea de gran ayuda.

Un proceso de selección puede verse como una competición:

La empresa está ofertando ciertas plazas de empleo limitadas a un número de aspirantes que suele ser mayor (ofrecemos pocos puestos de trabajo a muchos candidatos). Es decir, vas a competir por un empleo contra muchas más personas que pueden tener mayor o menor preparación, skills, puntos a favor o en contra, cada persona tiene algo distinto que aportar a la empresa. Cualquier pequeño detalle puede que te diferencie del resto y que sea el que te haga conseguir el puesto así que procura “vender” todos tus atributos y todo aquello que tengas que ofrecer. Con relación a esto, puedes considerar la entrevista como la venta de un producto: tú eres ese producto. Procura destacar tus cualidades, lo bien que vendría tu labor en la empresa, qué puedes ofrecer a ese departamento. Como cualquier venta tus habilidades comerciales pueden ayudar enormemente en la labor: recuerda no forzar tus atributos, no resultar cargante, empatizar con el comprador (el personal de selección). Si no tienes mucha labia o no eres muy buen/a vendedor/a no te preocupes: como todo en esta vida, las dotes comerciales también se pueden entrenar y mejorar.

Las entrevistas también son una experiencia, y según vayas realizando más y más irás aprendiendo: puede que en las primeras te encuentres extremadamente nervioso/a, igual que cuando cogemos un coche. Pero poco a poco podrás ir relajándote, viendo los puntos comunes que tienen todos los procesos de selección. Así que no te preocupes, si la primera entrevista no sale como esperabas poco a poco irás aprendiendo y cogiendo experiencia que podrás utilizar en futuros procesos de selección. Todo lo que hacemos al fin y al cabo es un proceso de aprendizaje.

En cuanto a la preparación de la entrevista es esencial saber a qué puesto estás intentando acceder:

Muchas personas en búsqueda activa de empleo pueden enviar infinitas solicitudes sin conocer las empresas en las que están pidiendo trabajo. A todos nos ha pasado estar en búsqueda activa de empleo, recibir una llamada y no tener ni remota idea de cual es la oferta de trabajo en concreto, ya que hemos mandado más de 30 solicitudes. Si finalmente te convocan para una entrevista asegúrate de saber bien qué empresa es, a qué se dedican, cuándo comenzaron, sus planes de expansión y sobre todo las características del puesto en el que te has inscrito. Preguntas como “What do you know about our company?” se realizan en la fórmula de selección clásica y en la más vanguardista, ya que conocer a qué se dedica la empresa, en qué posición del mercado se encuentran y cuales son sus planes de desarrollo denotan interés por el puesto de trabajo.

La primera impresión marca más del 75% en una entrevista de trabajo:

La relación que puedas mantener más tarde con otra persona y es muy difícil modificarla, así que procura crear una muy buena primera impresión con el personal de HR al cargo de la entrevista: llama a la puerta al acceder a la sala, saluda con un “Good morning” y no con un “hello”, deja hablar, “say please, I´m sorry”  y sobre todo “be really polite”. Si necesitas que se te repita algo di “excuse me” o “I beg you pardon”, nunca utilices “sorry”, es horroroso. Siéntate de forma correcta y compórtate con elegancia, pero nunca olvides estar cómodo o cómoda y ser muy natural. Naturalidad y elegancia no tienen por qué estar reñidos.

Conoce el puesto y la empresa por la que estás siendo entrevistado:

No tenemos que indicarte que aún más importante es saber qué puesto vas a desempeñar en la empresa y qué requisitos se te solicitan. Si no sabes con certeza que tipo de puesto es el que tienes que cubrir, difícilmente resultes apto/a para el puesto. Realiza un buen “research” previo a la entrevista: internet te puede facilitar toda la información sobre su año de aparición, nicho de mercado, dónde trabajan, dónde quieren expandir su actividad, etc… Tomar notas y estudiar bien toda la información que podamos encontrar de la empresa es hacer nuestros deberes para la entrevista y será clave para el éxito a la hora de conseguir ese tan preciado puesto de trabajo.

En el momento en que estés preparando toda la información sobre la empresa y el puesto, puede que llegues a la conclusión de que quizá esa empresa y tú no sois lo que buscáis o esperáis el uno del otro: puede que no sientas que ese es tu sitio, que necesitas contar alguna que otra mentira durante el proceso de selección o maquillar la realidad sobre tus skills. Si este es el caso sólo puede significar una cosa: ese no es tu sitio y ese trabajo no es para ti. Lógicamente tus necesidades económicas o laborales pueden ser variadas, pero no te recomendamos la falta de honestidad en un proceso de selección: si tienes que fingir ser quién no eres, no es tu sitio. Muchas personas falsean los procesos de selección, prometen y dan a entender que pueden desempeñar ciertos roles y tareas, y al final esas relaciones laborales no llevan a ningún sitio: tarde o temprano tendrás que realizar todo lo prometido en la empresa y el resultado es el mismo. Así que plantéate si te merece la pena pasar por quién no eres y si el puesto es para ti o no es para ti.

En cuanto a la venta del producto de la que hablábamos anteriormente, la persona a cargo de la selección puede facilitar tu trabajo y preguntar directamente qué tienes que ofrecer en la compañía. Preguntas como “How do you think you can contribute to our company?” son muy habituales. Prepara un pequeño discurso sobre cómo tu labor en la empresa puede suponer algún cambio, por qué tú y sólo tú puedes ayudar a que la empresa crezca, alcance sus targets, o mejore su productividad. Ejemplos de como has logrado tus objetivos o has hecho ganar a empresas anteriores en las que has trabajado son  la mejor forma de dejar clara tu valía.

Como siempre venimos indicándote: mucho cuidado con los nervios, no dejes que tomen el control. Debes estar relajado o relajada durante tu entrevista. Es muy fácil decirlo, pero deja que todo fluya: relájate, escucha atentamente lo que te están preguntando. Es esencial respetar los turnos de palabra y dejar hablar a la persona encargada de la selección: Se trata de una muestra de educación y además es la única persona que te guiará durante la entrevista para que puedas saber cuales son los requisitos que buscan, qué información se te está solicitando y por dónde quieren conducir el proceso de selección. Así que relájate y deja hablar. La escucha activa es esencial.

No necesitamos recordar lo importante que es que envuelvas bien el producto que vas a vender: una buena apariencia, un buen “grooming”, un vestuario adecuado y sobre todo algo con lo que te encuentres cómodo/a será de gran ayuda para alcanzar el éxito en la entrevista. La clave es un outfit elegante, con tendencia clásica (dependerá lógicamente del tipo de puesto y de empresa pero por lo general mejor pecar de clásicos que de modernos en una selección) y que no destaque mucho. Keep it simple. Be smart.

Preguntas típicas en una entrevista de trabajo en inglés:

entrevista de trabajo, candidatos esperando
candidatos esperando en una entrevista de trabajo

Aunque el tema de las fortalezas y las debilidades cada vez se utiliza menos (lo cierto es que como hemos dicho en España somos un poco “clásicos”) te encontrarás con este tipo de preguntas más de una vez en los procesos de selección. Recuerda las típicas preguntas de “describe yourself” y “what are your strenghts and weaknesses”. Cuando te describas a ti mismo o a ti misma, recuerda que estás en una entrevista de trabajo y que a nadie le interesa si eres muy sincero/a u honesto con tus familiares y amigos (de hecho el exceso de sinceridad puede desencadenar en conflictos laborales innecesarios) si eres nervioso/a, si haces deporte… el personal de selección quiere saber cómo eres laboralmente, cuáles son tus cualidades relacionadas con el puesto que vas a desempeñar. En cuanto a las fortalezas y debilidades, has de saber que por decir “I´m too perfectionist” como una debilidad, no estás descubriendo América: el 75% de los /as candidatos/as van a responder lo mismo así que intenta innovar. Si me pagasen 1 € por cada vez que he escuchado esa frase en un proceso de selección ahora mismo estaría escribiendo este artículo desde mi villa en Tailandia.

Para innovar en los strengths céntrate en cualidades de liderazgo y de trabajo en equipo, intenta dar una vuelta al concepto e indicar tus fortalezas de forma novedosa. “Hard worker” será la respuesta que dé el 95% de los/as entrevistados/as, pero decir “I´m not sure if it´s a strength or a weakness but I tend to take my work home” puede no ser tan obvio y “sorprender” en cierto modo a la persona que está realizando la entrevista. Al fin y al cabo, “lo que decimos” pierde importancia respecto a “la forma en que lo decimos” y podemos presentar la misma información de otra forma para que parezca distinta si sabemos cómo.

Debes conocer a fondo tu formación académica: la pregunta “Tell me about your academic development, qualifications” se centra en la búsqueda de información académica relacionada con el puesto, no cualquier formación soporífera que no puedas utilizar en esa empresa. Procura dar información ordenada cronológicamente y no cargar de datos  y fechas la entrevista: tú debes tenerlo claro en la cabeza pero menos es más. Aunque tengas una trayectoria académica impactante y extensa, la persona que te está entrevistando lo hace para un puesto de trabajo en concreto y seguramente no esté interesado/a en el colegio donde sacaste el graduado escolar. Procura respetar la economía lingüística, es decir, dar el máximo de información con el mínimo de palabras. Un discurso extenso e información sin importancia no nos lleva a ninguna parte y los candidatos pedantes suelen ser descartados a la primera.

Puede que lleguemos a la incómoda pregunta “why did you leave your previous job?” o “why do you want to leave your job and work for us?” No te recomiendo que mientas, pero tampoco que te excedas en sinceridad: hablar mal de una empresa o trabajo no es para nada recomendable en una entrevista. Se trata de una empresa para la que hemos trabajado o trabajamos y a la que en cierto modo “tenemos que estar agradecidos” (y viceversa lógicamente). Atacar a otra empresa delante de la persona que conduce la entrevista no va a dar una muy buena imagen nuestra: supone una falta de respeto y dejará bastante claro que si consigues el trabajo y el día de mañana decides cambiar de empresa, harás lo mismo y hablarás mal de esa empresa en cualquier otro sitio. Procura ser prudente y tratar de decir razones que te empujan al cambio sin necesidad de atacar a nadie: quedarás mucho mejor y denotará mucha menos toxicidad de cara a la otra persona. La gente que da impresión de traicionera no suele tener éxito en los procesos de selección.

La información puede pasar de lo general a lo específico y cogernos por sorpresa. “What is your biggest professional achievement?”, “Can you remember a day where you really loved what you were doing in your job?”, “Can you explain a really bad experience that you had with a co-worker?” Debes estar preparado/a para este tipo de preguntas más específicas en las que se te pide información mucho más personal. Se trata de preguntas donde los entrevistadores solicitamos una información que aunque bien pueda ser preparada con antelación, es bastante específica y no se puede extraer de artículos de internet. Puedes no preparar esta parte y ser natural y honesto/a (mucho cuidado con el exceso de honestidad y “be ready” para quedarte en blanco)  o bien puedes preparar todos estos supuestos (procura no contestar de inmediato dejando en evidencia que se trata de un discurso estudiado).

Una faceta que puede que no todos hayamos desarrollado pero que hoy en día es absolutamente esencial es la de delegar. Muchos/as trabajadores/as son incapaces de compartir la carga de trabajo con su equipo y terminan explotando. Cualquier puesto y tarea requiere que el equipo de trabajo distribuya la carga de la forma más uniforme posible entre todos los miembros, de lo contrario el resultado no será el adecuado. Se nos puede preguntar “Do you know how to delegate?” por ejemplo, así que podemos preparar este tipo de preguntas para dejar bien claro que somos capaces de distribuir el trabajo con todo el equipo.

Este tipo de preguntas nos encaminan hacia el “leadership”. Puede que el puesto que queramos ocupar sea el de supervisión en algún área de la empresa, o puede que aunque vayamos a ocupar un puesto que no sea de supervisión si que haya cierta proyección o posibilidad de que en un futuro podamos ascender y pasar a dicha posición. Sea cual sea nuestro caso, lo cierto es que en una entrevista de trabajo se nos va a solicitar información sobre nuestras dotes de liderazgo. Debemos tener bien claro lo que significa ser un buen líder, la diferencia entre un jefe y un líder (ya lo veremos en otro post) los diferentes tipos de liderazgo que existen y la efectividad de los mismos. “Do you think you are a good leader?” es una de las preguntas más comunes, o “What do you think makes a good leader?” puede que surja durante la entrevista. La psicología de los grupos y las organizaciones nos enseña cómo desarrollar nuestras dotes de liderazgo y cómo prepararnos para este tipo de interrogantes así que te recomiendo investigar un poco en este terreno.

Es muy importante para la empresa saber cuales son nuestros objetivos (tanto a largo como medio plazo) laborales para saber si nos adaptamos a la misma. “What are your long term objectives?” o “Could you describe your short term career targets?” son preguntas muy personales en las que debemos tener bien claro dónde queremos dirigir nuestra carrera profesional. Si la empresa realmente te interesa procura que los objetivos que describas no entren en conflicto con la misma, se puede ser ambicioso/a pero el exceso de ambición no es un atributo muy recomendable para mostrar en tu primera toma de contacto con la compañía.

El teamwork o trabajo en equipo es una faceta esencial hoy en día:

Casi seguro se te va a preguntar si te gusta, cómo o cuáles son tus skills, si has tenido algún tipo de conflicto y cómo lo has resuelto. Nos guste o no la vida laboral actual se desarrolla generalmente en grupos y equipos de trabajo y por muy brillantes que seamos en nuestras actividades laborales si no podemos desenvolvernos en un equipo de trabajo no podremos desempeñar ningún cargo en la empresa. Debemos evitar dar la impresión de ser personas tóxicas y conflictivas (por eso te recomendaba evitar el exceso de honestidad), lo mejor es ser la viva imagen de la prudencia, de la cordialidad (de hecho no es mejor dar la impresión, en la vida y los trabajos la prudencia y la cordialidad nos mantendrán alejados del conflicto).

Puede que tu reto sea aún mayor y que tu entrevista personal derive en una dinámica de grupo:

Con las dinámicas de grupo las seleccionadoras y los seleccionadores ponen a prueba nuestra capacidad de desenvolvernos en un equipo de trabajo, nuestra expresión lingüística y corporal, la gestión del tiempo y del conflicto, nuestras dotes de liderazgo. Normalmente se plantea una prueba para el grupo como “The NASA test – Survival on the moon” que puede que ya conozcas: tu nave ha aterrizado en la luna y debes elegir un número limitado de objetos para sobrevivir (agua, raciones de comida, una pistola…) el objetivo es que el grupo se ponga de acuerdo a la hora de elegir los objetos con los que sobreviviréis en ese medio an duro. Con este tipo de dinámicas el objetivo que se busca es evaluar cómo podemos convencer y ponernos de acuerdo con el grupo, cómo gestionamos los conflictos grupales y cómo conseguimos alcanzar “targets” comunes en armonía. Recuerda hablar algo pero no en exceso, intenta que todo el mundo tenga la oportunidad de comunicarse y no ocupes todo el protagonismo de la dinámica, para destacar ya tienes la entrevista individual.

Sea cual sea el tipo de entrevista que debes preparar, si no estás muy seguro/a lo más recomendable es prepararlas con un profesor o incluso un coach para los mejores resultados. Espero que toda esta información te haya servido de ayuda and I wish you all the best in your personal interview!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Categorías:

preparación de entrevista de trabajo en inglés

FCE Online

Free trial Campus days.

70
Monthly
  • Clases Videoconferencia
  • En Directo
  • Acceso a Materiales y Ejercicios 24 horas
PROMOCIóN
Ir arriba